Certificaciones Firmas Políticas Políticas Públicas

No todos los estándares son certificaciones, el caso Rockefeller

Algunos de los organizaciones que producen estándares son certificaciones. Sin embargo, no todas los estándares provienen de certificaciones.

Un proceso de estandarización no es otra cosa que la homogeneización de procesos, ya sea por uno o varios actores, de manera formal o informal.

Un muy buen ejemplo es el caso de John D. Rockefeller y su compañía, Standard Oil.

El imperio petrolero de John D. Rockefeller cambió la faz del mundo a finales de 1800 y principios de 1900. Rockefeller instrumentalizó la idea de la estandarización como ventaja competitiva, incluso eligiendo el nombre de su compañía como una señal de calidad consistente. Estoy fue importante porque había dudas sobre la seguridad de los productos de competidores.1

El caso de Rockefeller muestra cómo un proceso independiente de estandarización puede conducir a la homogeneización a nivel general: tuvo tanto éxito que sus competidores se vieron obligados a igualar los estándares establecidos por su empresa.

El efecto de estandarización de Standard Oil de Rockefeller fue tan absoluto que muchas certificaciones modernas e incluso agencias reguladoras solo pueden soñar con ese nivel de efectividad.

  1. Yergin, D. 2009. The Prize: The Epic Quest for Oil, Money & Power. 3rded. New York, NY: Free Press, p. 24.)