Certificaciones Políticas Públicas

Un artículo sobre el tema de las certificaciones que te dejará pensando

A algunos de nosotros, académicos que estudiamos certificaciones, nos gusta pensar que nuestro campo es muy nuevo. Por eso me encanta este artículo de Taylor, donde escribió sobre las certificaciones unos cuarenta años antes de que el resto de nosotros empezáramos a pensar en ellas.

La opinión de Taylor es bastante descriptiva. Escribió alrededor de una década después de la introducción de la ‘Ley Lanham’ en los Estados Unidos, que otorgó reconocimiento legal a las marcas de certificación. Era necesario inventariar las certificaciones.

Dicho esto, el artículo contiene consideraciones muy importantes. Aborda el asunto de manera comparativa, que es regla de oro para los estudios certificatorios modernos. Propone una definición atinada, marcas que certifican la presencia o ausencia de características de productos / servicios externos a sí mismas. Clasifica certificaciones por tipo de propiedad (similar a los intentos modernos de establecer quién está detrás de una certificación), y formula hipóteses sobre cómo los objetivos de las certificaciones varían según su propiedad.

Pero lo que más me gusta del artículo es que Taylor fue audaz al tratar un tema al que aún hoy en día le tenemos miedo: el asunto de las certificaciones administradas por organizaciones de gobierno.

Taylor señaló que el gobierno es uno de los principales proveedores de certificación y que los esfuerzos de certificación gubernamentales se pueden dividir en dos: los que certifican según los requisitos legales y los que mejoran la información del cliente.

Esto sigue siendo válido hoy. En los tiempos modernos, las certificaciones de gobiernos suelen ser obligatoria cuando certifican que se están siguiendo las leyes y opcional cuando el objetivo es informar a los consumidores. Sin embargo, los estudios regulatorios no saben muy bien qué hacer con los esfuerzos de certificación opcionales dirigidos por los gobiernos. ¿Son estas certificaciones regulación estatal? Si la respuesta es afirmativa, ¿cómo se afronta el hecho de que muchas son casi copias de las actividades que realizan los actores privados como las certificaciones? ¿Son, entonces, regulaciones no estatales? Si es así, ¿cómo se afronta el hecho de que son administradas por organizaciones estatales?

¡Menudo cerebro el de Taylor!

Foto de cabecera por Amador Loureiro en Unsplash.